Una ma�ana estaban el esposo

Una ma�ana estaban el esposo y la esposa durmiendo, al rato al esposo le toc� irse a trabajar y su esposa aprovech� para entrar a su amante. Despu�s de unos minutos org�smicos, a su esposo se le olvid� que hab�a dejado el portafolio y se devolvi� por �l:

“Amor, se me olvid� el portafolios.”

Los amantes no saben que hacer:

“M�tete en el cl�set.”

Se meti� en el cl�set y no se dio cuenta de que se le quedaron las g�evas afuera y eran negras como la noche.

Entr� el esposo y al ver eso exclam�:

“Oh, mi amor, compraste equipo de sonido, d�jame probarlo.”

Y empez� a darle vueltas y vueltas.

El amante no sab�a que hacer, pero algo lo ilumin� y dijo:

“�Alerta, alerta le habla la Radio Cabuya. Una vuelta mas y esta g�eva ser� suya!”