Un ambicioso entrenador de un

Un ambicioso entrenador de un equipo femenil de atletismo decidi� darles grandes dosis de hormonas a las chicas para mejorar su rendimiento. Por supuesto, el equipo empez� a mejorar sus resultados. Pronto ganaron las competencias locales, despu�s las estatales y finalmente vencieron f�cilmente en la competencia nacional.

Despu�s de la competencia, Pen�lope, una de las chicas m�s veloces del equipo, se acerc� al entrenador y le confi�:

“Oiga, entrenador, tengo un problema. Me ha estado saliendo pelo en el pecho…”

“�Qu�!”, exclam� el entrenador, muy alarmado. “�Qu� tan abajo te llega?”

Y ella le responde:

“Hasta los huevos. �sa es la otra cosa de que quer�a hablarle…”