En una ocasi�n en la

En una ocasi�n en la selva, el Rey Le�n decidi� hacer una fiesta y advirti� que a la medianoche todos ten�an que hacer el amor con la pareja que estuvieran bailando. Al sonar las doce, el Rey Le�n da la orden y todos se van a refocilar.

Al otro d�a, todos los animales se juntan para platicar su historia. Pero el chango se queda callado mientras los otros hablan. Intrigado, el tigre se le acerca:

“Ea, �y t� por qu� no hablas?”

“No, pinches fiestas culeras que organizan”, responde con enfado el chango.

“�Por qu�?”

“Pues yo a la medianoche estaba bailando con la jirafa, y entre dame un beso y ag�rrame las nalgas se me fue toda la noche”.