Javier y Pablo eran dos

Javier y Pablo eran dos hermanos ricos y malvados que asist�an a la misma iglesia. Cuando Pablo muri�, Javier le entreg� al pastor un cuantioso cheque para que mandara construir un nuevo templo a todo lujo.

“S�lo le pongo una condici�n: que en el oficio f�nebre diga que mi hermano era un santo”, le aclar� en tono desp�tico.

El pastor accedi� y deposit� el cheque en el banco. En la ceremonia f�nebre, subi� al p�lpito y declar�:

“Pablo era un hombre malvado que enga�aba a su mujer y traicionaba a sus amigos pero, comparado con Javier, era un santo.