�rase una vez en la

�rase una vez en la selva, que los animales ten�an un serio problema de personalidad: ninguno de ellos sab�a quienes eran, a excepci�n de la jirafa que era sic�loga.

El primero en consultarla fue el pollito: “se�ora jirafa, tengo un gran problema: no s� quien soy”.

La jirafa le contesta: “mira, t� tienes plumas que son amarillas, haces p�o p�o: eres un pollito”.

“�Claro!, es cierto, �soy un pollito! Gracias”.

Se va el pollito y en el camino se encuentra con el le�n, que estaba muy triste.

“�Qu� le pasa se�or?”, le pregunta el pollito.

“Es que no s� qui�n soy”, responde el le�n.

“Ah, eso no es problema”, contesta el pollito, “usted tiene melena y ruge: usted es un le�n”.

“�S�, s�, soy un le�n! Muchas gracias”.

Un momento despu�s pasa un zorrillo, muy preocupado tambi�n. Por lo que el le�n le pregunta que era lo que le suced�a.

“Es que no s� qui�n soy”, le dice el zorrillo.

“Pero si es muy f�cil saberlo”, declara el le�n, “tienes pelo, el pelo es negro, tienes una raya en el medio y hueles a diablos: �eres un co�o!”